...Y QUIZÁ TE QUIERA. Por Alberto MATE aka Dr.Rolls & Reverendo Royce

Este blog pretende ser una suerte de viaje sentimental, un diario personal, un anecdotario vital, una visión subjetiva y personal, qué sé yo, un TODO alrededor de los Beatles. Fanatismos aparte, no se debe confundir con una enciclopedia: los datos sobre los cursimente llamados Fab Four ya se encuentran en la red y en miles de libros; no deseo aturullarles con cifras, fechas e historias manidas. Pasen y disfruten, un splendid time está guaranteed for all.

lunes, 15 de febrero de 2010

4 pistas hasta el infinito y más allá


No, no son pistas de esquí. Y lo siento por los fanáticos de la olimpiadas de invierno. Esta entrada habla de grabadoras multipistas con sus slalom de grabaciones por pistas y pistas. Les diré.

Reconozco mi fascinación por los sistemas de grabación multipistas. No se me asusten los legos en la matería. Es una cosa muy sencilla: los multipistas son grabadoras donde usted puede grabar una voz o instrumento, rebobinar, y de manera paralela mientras la primera voz suena, grabar una segunda voz; rebobinar de nuevo, y mientras las dos primeras voces suenan, grabar una tercera voz, y así hasta el infinito. (Bueno, actualmente con los ordenadores se puede llegar a tropecientas pistas, no les sabría decir). Cada voz se registra en lo que se denomina una 'pista'.

Recuerdo con cariño el primer grabador de 4 pistas que entró en nuestro local de ensayo (ver imagen), primeros años 90. Era un clásico fostex y utilizaba casetes basf de toda la vida. La verdad es que siempre me pareció un cacharro mágico: ahora una guitarra, ahora encima una voz, ahora un bajo, ahora un piano y... para de contar. 4 pistas daba para eso, para cuatro voces o instrumentos. Aunque no se crean, también se podían ampliar los horizontes mediante un verbo mágico: pimponear (¿Pinponear? no hay entrada en el diccionario de la Real Academia, menos aún en el Moliner. Tomo la 'm' delante de la 'p' como animal de compañía). Ahhh, el pimponeo, qué tiempos, aquellos maravillosos años. El pimponeo (no confundir con el famoso amigo de Espinete) viene del latín pin-pon (esto último no me lo crean), y consiste en grabar, por ejemplo, tres pistas en una cuarta (o dos pistas en una tercera). No se me atoren, esto es: tengo una guitarra grabada en la pista primera, un oboe en la pista segunda y una armónica en la tercera. Pues bien, el pimponeo consistiría en grabar esas primera, segunda y tercera pistas ya ocupadas por esos instrumentos que he citado sobre la cuarta pista que nos quedaba libre, mezclando todos los instrumentos para siempre jamás, pero liberando las tres primeras pistas para así poder utilizarlas y grabar nuevos instrumentos. ¿No es maravilloso? (Sí, tanto como anacrónico hoy en día). Si uno era medianamente ambicioso, las grabaciones se convertían en un rompe-cabezas para que cada arreglo quedara registrado convenientemente: era toda una maximización de la cinta basf, un ejercicio de locura ingenieril. En fin, no sé si me siguen. Cambio de tercio.

En su primera época y más, hasta el album blanco, los bitels utilizaron sistemas de grabación 4 pistas. No, no eran Fostex con cintilla Basf. Y ahora me auto-cito: si ustedes van al enlace Gente que estuvo allí (II), verán la lavadora 4 pistas que utilizaban (y de paso pueden leer una de los posts más descacharrantes de este rolls). Ahora, si ustedes y yo pensamos que el disco titulado Sargento Pimienta está grabado en 4 pistas, entonces lo más probable es que nos pongamos a temblar. ¿Cómo se puede meter una orquesta filarmónica (o cuarto y mitad), más el piano, bajo, guitarras, baterías, efectos y voces en 4 miserables pistas?
ECCOLO!
Eso es: P-I-M-P-O-N-E-A-N-D-O
Y sigo temblando sólo de pensarlo.
El señor que se rompía la cabeza resolviendo el rompecabezas se llamaba George Martin, ya ven. Si alguna vez se les atasca el puzle de 5000 piezas con una imagen de un velero sobre aguas holandesas, llamen a este hombre que, aunque ya se ha quedado sordo de un oído, seguramente pueda atenderles por el otro.

Hoy en día, como les decía, y gracias a la informática, disponemos de programas capaces de grabar 5 orquestas sinfónicas al mismo tiempo que doce helicópteros, el delirio de un Stockhausen o un Nacho Cano, por tanto el pimponeo ha quedado obsoleto. No se preocupen porque no lo echamos de menos. Para que se hagan una idea de lo que les hablo, aquí tienen un video fantástico que les muestra la distribución de instrumentos por pistas de la canción que abre el album del Sargento Pimienta. Escúchenlo con atención. A mi me ha parecido alucinante el sonido de la batería de Ringo -sobretodo el de la caja- en la primera pista y también el arreglo de guitarra que va 'adherido' (pimponeado) a ella. Y la voz terrosa de Sir Paul sobre la tercera con esos coros perfectos bitelianos, y los ruidos, y toses de fondo, y todo, todo, todo...

Es entonces cuando me pregunto: ¿por qué coño eran tan modernos estos tíos?

5 comentarios:

Ludwig Van dijo...

tal vez yo también esté sordo de un oído como Mr. Martin, pero este mago del sonido sólo necesita 3 pistas para resolver este entuerto.
La cuarta es para efectos de sonido, grititos, palmitas etc.
El grueso real de la canción está armado con sólo 3 pistas!

Mylodon Darwinii Listai dijo...

Es sencillamente A-L-U-C-I-N-A-N-T-E
Cada día me gusta más este blog... muchas gracias!

Y por supuesto, no me puedo ir sin dejar una anécdota, un amigo, bitelmaníaco tardío, pero muy muy bitelmaníaco, tenía estropeado el cassete del coche, de forma que no se oían todas las pistas de las canciones. Se pasó años oyendo sólo la línea de bajo de Hey Bulldog y los coros secundarios y pensando que la canción era así!!

al dijo...

Incredible at all...

la señorita rottenmeier dijo...

Mi gran ilusión desde pequeñita era poder escuchar los "trozos sueltos" de las canciones, y lo único que podía hacer era quitar alternativamente el volumen de un altavoz y luego el del otro...
Así pues muchas gracias.
Le voy a poner un Sobresaliente. Pero no se acostumbre, eh?

Alberto MATE dijo...

hey bulldog es uno de esos temazos medio escondidos de los bitels. es bastante mejor que hey jude...
algún día escribiré sobre ello.
gracias mylodon.

Datos personales

Mi foto
Madrid, Spain
Es compositor, productor y arreglista en musicasdecamara.com *********** Aparte de su proyecto musical personal M A T E (www.matelaweb.com), Alberto es parte del duo Plastic d'amour, y colabora con Las Escarlatinas, Cristina Georgina y Beldivioleta. ****** Su trabajo más reciente ha sido la producción del libro-disco infantil 'Casi un musical' que será publicado en el sello SIESTA (www.siesta.es) a primeros de 2011. En él colaboran Irene Tremblay, Loquillo, Malcolm Scarpa y Jabier Muguruza. *******

Seguidores