...Y QUIZÁ TE QUIERA. Por Alberto MATE aka Dr.Rolls & Reverendo Royce

Este blog pretende ser una suerte de viaje sentimental, un diario personal, un anecdotario vital, una visión subjetiva y personal, qué sé yo, un TODO alrededor de los Beatles. Fanatismos aparte, no se debe confundir con una enciclopedia: los datos sobre los cursimente llamados Fab Four ya se encuentran en la red y en miles de libros; no deseo aturullarles con cifras, fechas e historias manidas. Pasen y disfruten, un splendid time está guaranteed for all.

lunes, 19 de octubre de 2009

La primera vez

El caminito que va desde 'esos pesaos que cantan el yelou submarin' a la perfecta idolatría es inescrutable, imprevisible y, en ocasiones, imposible. Todas las personas están preparadas para creer en la santísima tetranidad -disculpad el símil religioso, hoy me levanté católico-, aunque no todas estén dispuestas a abrir su alma a la revelación. Sí, siempre se te pueden interponer en el camino los clásicos Ramones macarruzos o unos Smiths pesadetes, buenas bandas como White stripes o Arctic monkeys, y/o los cientos de grupos de moda que surgen cada semana... Te dará igual: al final, el monstruo de las 4 cabezas estará ahí siempre, acechante, a la vuelta de la esquina dispuesto a devoraaaarte al menor descuido.

No recuerdo bien cómo ni porqué decidí encaminarme al Madrid Rock de la calle Mayor -hoy en día un VIPS- para comprarme mi primer vinilo bitels. Debía tener 14 años y las ideas claras por lo menos en lo que a comenzar a coleccionar discos de los bitels se refiere. Por aquel entonces había unos locales que daban a la calle y que estaban llenos de discos. Se llamaban tiendas de discos. Estos se ordenaban por orden alfabético, tú los buscabas, elegías uno -o varios- y lo llevabas a la caja. Entonces pagabas y te lo llevabas. (Así era, os lo juro, aún no existía la moda esa de que si te lo llevas gratis el grupo se da a conocer a más gente y llenas estadios y bla bla.)

Ahí estaba yo en la separata de la letra B pasando un vinilo tras otro, help, with the beatles, hard days... sin saber por cuál decidirme, con la única referencia de las portadas: todas molaban. Quizá fuera porque el precio era más económico o vaya usted a saber porqué, al final me decidí por la portada más melancólica donde estos cuatro señores aparecen más tiesos que un garrote en una foto invernal: Beatles for sale. Los chicos se ponían en venta; debían de estar hasta la trenka de no poder salir a la calle, el precio del éxito. La contraportada mostraba unas fotos en blanco y negro que parecían sacadas del pleistoceno, como de vinilo antiquísimo, inquietante. Esa es la sensación que me daba. Lo agarré, pagué en caja y me largué a casa lleno de ansiedad; ya tenía planazo para el sábado noche.

El disco no me defraudó. ¡cómo me iba a defraudar con ese comienzo arrebatador 'This happened once before...'! y luego I'm a looooser, canciones generalmente desconocidas en el imaginario bitel colectivo pero que me arrastraron por la corriente a lo bestia en la primera escucha. Se acabó: ya estaba cautivado. La versión de Rock and roll music es pura adrenalina, la delicadeza de I'll follow the sun, el clásico eight days a week, Words of love, etc. Odié y siempre he odiado el Mr.moonlight, sí, por coñacete. Pero bueno, no deja de ser una versión, echémosle la culpa a George Martin y santas pascuas. Leí los textos de la carpetilla, miré y remiré las fotos mientras lo escuchaba. Respiraba libertad. Pasé la noche.

Beatles for sale al día de hoy es un disco extraño de transición entre la locura colectiva de hard days night y la risa histérica de help!; quizá no sea 'la más guapa, ni la más simpática, ni la más divertida' pero para mi, como todo primer amor, es y será para siempre un disco inolvidable.


10 comentarios:

al dijo...

Otra razón más para perder el tiempo en el trabajo.

Muy chulo todo esto!

Un saludo.

Alberto MATE dijo...

bienvenido!
tenemos sitio para todos.

Guille dijo...

También tengo una relación emocional con este disco. De pequeño me sabía de memoria todos los discos de escucharlos con mi familia, pero este fue el primer LP que me compré de los Beatles. Es verdad que los dos primeros temas con arrebatadores!!!
(por cierto, ahora lso comentaruiso funcionan perfectamente!)

Alberto MATE dijo...

qué buena coincidencia!
jajaj!
Rosillo me comentó una vez que también este disco fue de una de sus primeras escuchas. a él le impactó especialmente 'words of love'.

aaah, los caminos de la bitelmanía son inexcrutables.

(lamento mi tono de pastor evangelista, le echaré la culpa al día otoñal...)

dot dijo...

ese mismo disco jajajajaja, y cuando digo el mismo, es el mismo, pero grabado en casete, me acompañó en un viaje en buseto rumbo a los alpes.
era de noche, todos dormían.
ahí estaba yo con mis casquitos. aún no había terminado el último acorde de una canción y en mi cabeza ya aparecía el siguiente. cuando tocó el turno de mr. moonlight (mister muuuuunlaaaaaai, mister muuuunlaaaaaai) apareció ante mi una enorme montaña, con una pequeña estrella a la derecha y me despisté. si empezaba la canción, tenía que escucharla entera (manías que tenía uno a tan tierna edad), así que decidí dejarme llevar por ellos y sentí una especie de revelación mística. desde entonces tengo un cariño especial por este tema.

la señorita rottenmeier dijo...

Perdón por tocar las narices: se dice inescrutable.
En mi casa solo teniamos las recopilaciones roja y azul, pero fue suficiente.

Alberto MATE dijo...

gracias rottenmeier, rectifico ipso facto, aunque habrás de reconocer que inekkkscrutable suena más incisivo y misterioso. tiempo al tiempo y el castellano cambiará...

el tapir nicanor dijo...

ay, el madrid rock!!!
ay, las tiendas de discos y los vinilos de oferta!!!
ayayay...

Anónimo dijo...

Habla usted en el post de la primera vez que fue a comprar un disco de The Beatles. Explica que tuvo que elegir entre los que había y que acabó llevándose "For sale". Seguro que, por entonces, aunque no hubiera profundizado en la carrera de los Fab Four, sí que había escuchado alguna o muchas de sus canciones a lo largo de sus aún tempranos 14 años.
Aun así le sorprendieron así que imagínese a mí, que iba comprando los 45 rpm y los Lps de The Beatles a medida que iban publicándose.
Cada uno de ellos era esperado con imaciancia y su aparición era un acontecimiento, una sorpresa porque todo estaba por inventar y ellos eran los mejores inventores de todos. En cada nuevo sencillo, en cada nuevo Long Play, The Beatles se reinventaban. Nunca decepcionaban aunque, en ocasiones, el choque era considerable pues a lo mejor ustedes ya tienen hecho el oído al Revolver, o a Sgt. Pepper o al Doble Blanco, pero no se puede hacer una idea de cómo sonaban cuando lo escuchabas por primera vez en las emisoras y mientras ahorrabas para comprar unos discos que no eran baratos (especialmente el doble blanco) o las ediciones de lujo del Magical Mystery Tour o del Let it be con sus libretos repletos de imágenes. No había nada igual, no había referentes, ellos abrieron el camino para que los demás grupos fueran detrás.
Incluso cuando pecando de humildad hablaban de la influencia de otros grupos como The Beach Boys y su Pet sounds, los Beatles demostraban su superioridad porque párese a pensar y compare el Pet sounds, tan aburrido como bonitas sus melodías, con cualquier disco de The Beatles.
Gracias por traerme a la mente todos esos recuerdos y mucha suerte con su labor.
Armando

Alberto MATE dijo...

Estimado Armando,

es un placer enorme contar con su emocionante experiencia. Se lo agradezco mucho.Es cierto: yo tenía el oído ya hecho a ese sonido. En los setenta y ochenta, las canciones de los Beatles ya estaban instaladas por doquier, desde la radio a la consulta del dentista. Sin embargo, la experiencia íntima de encontrar esas canciones 'B' en sus discos -hay tantísimas sobre todo en el blanco- también geniales y poco radiadas no nos la quita nadie tanto ahora en el 2009 como en el 1968.

Le ruego que no se me vaya, seguiré comentando en próximas entradas la emoción que viví e su momento al conseguir y escuchar cada uno de los elepés.

Un abrazo

Datos personales

Mi foto
Madrid, Spain
Es compositor, productor y arreglista en musicasdecamara.com *********** Aparte de su proyecto musical personal M A T E (www.matelaweb.com), Alberto es parte del duo Plastic d'amour, y colabora con Las Escarlatinas, Cristina Georgina y Beldivioleta. ****** Su trabajo más reciente ha sido la producción del libro-disco infantil 'Casi un musical' que será publicado en el sello SIESTA (www.siesta.es) a primeros de 2011. En él colaboran Irene Tremblay, Loquillo, Malcolm Scarpa y Jabier Muguruza. *******

Seguidores